top of page

Extorsión pornográfica (Amenaza de publicación).

Criminales y exparejas amenazan con exponer contenido sensible. ¿Qué hacer?


En la mayoría de los casos una pareja, expareja o una persona que participo en el acto está involucrada, pero en menor medida (desafortunadamente creciente) los usuarios se encuentran con criminales que instalan aplicaciones maliciosas para robar su información y luego utilizarla para extorsionar. A pesar de que el origen es distinto, el procedimiento de prevención y solución debe ser el mismo.


Prevención:

  • La primera instancia sería el no crear ese tipo de contenido, pero si se va a hacer, hay maneras de disminuir el riesgo.

  • Tener software antivirus en el equipo de cómputo y teléfono móvil.

  • No compartir cuentas, sesiones y contraseñas con terceros.

  • Revisar periódicamente las sesiones dentro de los medios por donde se envía esta información.

  • Enviar contenido específico a personas específicas para disminuir las posibles opciones en caso de una fuga.

  • No emplear equipos públicos.


“La primera línea de defensa eres tú, el informarte y el informar a los demás hace la diferencia. Contáctanos para unirte al equipo o mayor información.”



Caso: En este caso en específico se trata de una menor de edad que envió este tipo de material y fue vulnerada por su expareja cuando esta persona le instaló aplicaciones maliciosas y de espionaje dentro del equipo celular.


Su proceso duró 7 meses y después de un rompimiento, comenzaron las amenazas, manipulaciones y publicaciones.

El punto de contacto fue con un amigo en común al cual le comentaba todo lo que podía hacer y lo que había hecho.















Le comento sus planes y lo que haría posteriormente si no se cumplían sus demandas, teniendo total conocimiento de que era algo ilegal.


Afortunadamente, los conocimientos técnicos de esta persona son muy limitados, pero hay varios casos donde las víctimas se encuentran con avanzados o profesionales y si no se toman las medidas adecuadas, las consecuencias pueden ser muy graves.


El método específico que uso esta persona fue el instalar en físico aplicaciones de vigilancia y administración remota.



Le solicitaba a la víctima utilizar software antivirus libre con privilegios revocados para que excluyera los archivos infectados.

Posteriormente, cuando perdió acceso, comenzó a enviar archivos infectados en servicios de mensajería instantánea que no le fueron tan efectivos.

Al estar involucrada otra menor de edad a la cual le había hecho lo mismo, esto escaló, ya que todo el material es catalogado como pornografía infantil, aun si el perpetrador también es menor de edad.


Solución:

  1. Contactar a un especialista en ciberseguridad.

  2. Denunciar ante las autoridades correspondientes.

  3. Instalar software de protección en todos los dispositivos y hacer una revisión documentando los resultados.

  4. Documentar con capturas de pantalla, respaldar conversaciones e información para entregar a las autoridades y a los especialistas.

  5. Se debe dar de baja o suspender toda presencia en línea (redes sociales, servicios de mensajería instantánea, perfiles de aplicaciones).

  6. Activar alertas de aparición en buscadores con los datos de la víctima.

Dentro del caso, después de la solución logramos convencer a la persona de denunciar ante las autoridades. Esto no fue sin complicaciones, ya que no hubo respuesta inmediata, que es lo que se necesita en este campo.


Cuando son menores de edad es crucial que los padres estén involucrados para tomar las acciones pertinentes y ofrecer apoyo a la víctima. En este caso desafortunadamente los padres no estaban disponibles, pero el menor tomo las acciones correctas.


Las consecuencias de esto pueden incluir daño reputacional, psicológico, profesional, patrimonial y en algunos ca